932382358 LLAME AHORA,  SERVICIO TELEFÓNICO: LUNES A VIERNES 8.00 – 20.00. ESCRÍBENOS LAS 24H.

¿Por qué mi frigorífico no se enfría pero si congela?

14 octubre 2020

La conservación de los alimentos es una cuestión fundamental en el día a día de las personas. Es por esto que cuando un frigorífico no enfría pero si congela, las cosas pueden ponerse un poco complicadas para el funcionamiento del hogar.

Si eres de los que suele tener la nevera llena, este problema podría obligarte a tirar todos los alimentos almacenados en esta zona del aparato. Por lo tanto, es indispensable que sepas qué es lo que puede estar fallando y ponerte en contacto cuanto antes con un técnico cualificado.

Por supuesto, y al igual que en otros problemas relacionados al frigorífico, este tipo de situaciones pueden tener un montón de causas diferentes. Es por esta razón que en este artículo te daremos todos los detalles que necesitas para tomar la decisión adecuada y no poner en riesgo tu comida.

¡Vamos a ello!

¿Por qué mi nevera no enfría y mi congelador si?

Aunque no lo creas, este problema es mucho más recurrente de lo que podrías imaginar. Y es que en el funcionamiento de este tipo de electrodomésticos hay demasiadas piezas operando de forma simultánea, las cuales pueden fácilmente dar pie al incómodo momento en que la nevera no enfría y el congelador sí

¿Problemas con tu frigorífico? Contacta con nuestro equipo de expertos y encuentra una solución a tu medida.

 


Lo primero que deberás tener en cuenta será la posible rotura del compresor, específicamente del que actúa sobre la parte central del frigorífico. También sería bueno echar un ojo al flujo de gas en el circuito interno, puesto que una obstrucción en sus vías podría evitar que el frío llegue hasta la nevera.

Otro elemento que puede ser el culpable en este tipo de problemas es el termostato. Si este se encuentra dañado, es posible que le esté diciendo a las piezas encargadas de distribuir el frío que en la nevera ya se ha conseguido la temperatura adecuada, evitando que esta se regule como quisiéramos.

Nuestra recomendación es que ante cualquier falla de esta naturaleza, contactes con un servicio de reparación de frigoríficos y así evites tener que perder tus alimentos.

¡Mi frigorífico no enfría!

Muchos hemos experimentado la desesperación de buscar una bebida helada, sentirla tibia a pesar de las horas que lleva guardada y llegar a la más terrible conclusión: “mi frigorífico no enfría”.

 


Lo más grave que podría estar ocurriendo es que exista un fallo en la placa electrónica, lo que supondría un gasto de dinero mayor y la atención inevitable de un profesional. 

En el mejor de los casos, es posible que simplemente existan obstrucciones en los canales de ventilación de los que dispone el frigorífico. Si bien muchos pensarán que solucionar esto no representará grandes dificultades, lo mejor es que sea un técnico el que se encargue de localizar el punto exacto donde se genera este inconveniente.

¿Crees que el problema no es ninguno de estos? Pues quizás sería un buen momento para revisar el estado de las gomas que recubren las puertas. Si estas tienen muchos años y han sufrido un deterioro por fatiga de material, es posible que la nevera no logre el hermetismo que requiere para mantener la temperatura.

El frigorifico no enfria y ni congela: ¿Qué hago?

Sin lugar a dudas la peor de las situaciones se presenta cuando el frigorífico no enfría ni congela. Esto pone en peligro inmediato todos los alimentos que tenemos guardados al interior del aparato, situando una cuenta atrás en la que deberemos tomar la mejor decisión en el menor tiempo posible.

Como ya hemos mencionado anteriormente, la mejor manera de salir de este tipo de problemas es buscar ayuda profesional y conseguir una solución rápida y efectiva. Sin embargo, si tienes curiosidad sobre los elementos que pueden detonar esta situación, aquí te dejamos algunos factores que deberás tener en cuenta.

Causas de fallas en el frigorífico

Si has llegado hasta aquí, lo más probable es que te encuentres con una falla en el motor de refrigeración o con una fuga masiva de gas en alguna parte de este circuito.

Para descartar otras causas puedes probar a cambiar la temperatura del termostato, así como a ver si la ventilación del frigorífico se encuentra libre de obstrucciones.

Contacta con nuestro servicio técnico de manera totalmente gratuita ¡Cuéntanos tus problemas y recibe tu presupuesto!

Esperamos que este artículo haya sido de ayuda para ti y que puedas identificar la gravedad del problema con mayor facilidad. Recuerda que, en cuanto notes que tu frigorífico funciona de manera irregular, deberás contactar con un servicio técnico y evitar que las averías vayan a peor.